Fines de semana de 3 días: conveniencia e impactos

fines de semana de 3 dias
Doctorado en Innovación en Responsabilidad Social y Sostenibilidad

Los fines de semana de tres días tendrían un impacto positivo en diversos temas como en el tecnológico, en el medio ambiente y hasta en nuestra salud.

Los fines de semana de tres días no sólo beneficiarían a los trabajadores, también tendrían un impacto positivo muy importante en el medio ambiente. Los economistas David Rosnick y Mark Weisbrot dicen que se reduciría el consumo de energía.

Maestría en Responsabilidad Social

Se estima que si en Estados Unidos se aplica esta medida, se reduciría hasta en un 20% las emisiones de carbono. Los expertos señalan que esta sería una forma de hacer que la economía fuera amigable con el medio ambiente.

En el 2007 en Utah, Estados Unidos, se redujo la semana laboral para los trabajadores estatales. Para que hubiera tres días de descanso por cuatro laborales, se ajustaron el número de horas (se extendieron) y así los empleados tuvieron libre desde el viernes. En los primeros meses esta medida ahorró hasta 1.8 millones de dólares en costos de energía.

Además, tenían la opción de trabajar desde casa una vez a la semana. Gracias a esto se evitó la emisión de gases de efecto invernadero. El Estado estimó que ahorró más de 12,000 de CO2 cada año. El experimento se detuvo en el 2011, pues los ciudadanos se quejaban que no podían realizar trámites en día viernes.
En la salud

En el 2015 se hizo un experimento en Suecia, en determinadas empresas se redujeron las horas de trabajo. El resultado fue una disminución de las enfermedades y se incrementó la productividad. El laborar menos mejora la dinámica de balance entre vida personal y oficina. Ayuda a que las personas se involucren en actividades sociales como cuidar de sus hijos o involucrarse en las comunidades.

El personal de las empresas es más eficiente, en lugar de hacer más cosas crean algo mejor. Al mismo tiempo, las compañías reducen su consumo de energía.

El antropólogo David Graeber dice que muchos de los esquemas de trabajo actuales parecen no tener sentido. De hecho, varios economistas están conscientes de que son redundantes las horas de trabajo que hay en varios lugares de trabajo. Lo único que se provoca con estas jornadas es el “presentismo”, en el que los trabajadores son evaluados por el número de horas que pasan en la oficina y no por su productividad.
La tecnología

Este es un fenómeno que no se va a detener. En el largo plazo los robots y determinadas máquinas tomarán algunos puestos de trabajo. Se dice que el 47% de los empleos actuales en Estados Unidos serán reemplazados por tecnología, mientras que en Europa será el 54 por ciento.

Debido a esto, es importante que las empresas comiencen a reestructurar sus políticas laborales, pues gracias a las máquinas habrá menos trabajo disponible. Los fines de semana pueden ser una solución, además de que mejorarían las condiciones de vida personal y económica.

Los especialistas dicen que la clave para entender los beneficios de la automatización, depende del desarrollo de políticas en las que se comparten las ganancias. Una semana laboral reducida y un fin de semana de tres días, acompañado de un ingreso universal básico.

Fuente: Dinero en Imagen

Maestría en Responsabilidad Social