Lo que las empresas deben contemplar del Cambio Climático

Doctorado en Innovación en Responsabilidad Social y Sostenibilidad

Lo que las empresas deben contemplar del Cambio Climático: Conoce las lecciones de liderazgo que los líderes de la industria de consumo deben tener para esta nueva realidad.

Lo que las empresas deben contemplar del Cambio Climático

Desde que el Climate Clock o Reloj Climático se encendió en Nueva York, como iniciativa de artistas, científicos y activistas, se dio una mayor exposición a un tema tan importante como el cambio climático. Y no es para menos, ya que la Organización Meteorológica Mundial (OMM por sus siglas en inglés), declaró que hay un 50 % de probabilidades de que, por lo menos en uno de los próximos cinco años, la temperatura media anual del planeta supere transitoriamente en 1,5 °C los niveles preindustriales. También, se menciona que hay un 93 % de probabilidades de que al menos uno de los años del período comprendido entre 2022 y 2026 se convierta en el más cálido jamás registrado y desbanque a 2016 del primer puesto.

Desde que la Comisión de Bolsa y Valores​​ de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés) pidió como requisito indispensable que las empresas que cotizan en bolsa divulguen los riesgos financieros y las métricas relacionadas con el clima a los inversores, diversos CEOs de pequeñas, medianas y grandes empresas experimentaron la presión de directivos, clientes y empleados, y adoptar modelos comerciales de creación de valor que aborden de manera efectiva esta problemática.

Maestría en Responsabilidad Social

De acuerdo con Spencer Stuart, en el white paper “Global CPG Leadership on Climate Change”, las lecciones de liderazgo de los líderes de la industria de consumo son:

  1. La colaboración externa será increíblemente importante para lograr un impacto en las iniciativas de cambio climático, y es multifacética. Los líderes del sector deberán insistir en las alianzas e influir en un amplio abanico de actores: proveedores, empresas de logística y socios externos, como políticos, gobiernos, organizaciones sin fines de lucro y tomadores de decisiones.
  2. Los otros aspectos de liderazgo esenciales para luchar contra el cambio climático son muy similares a aquellos de otras industrias: pensamiento estratégico, capacidad para generar resultados y talento para liderar personas. Pero los líderes también deben ser expertos en pensamiento creativo, adaptación y en incentivar una cultura de innovación.
  3. La fluidez alrededor de los esfuerzos de cambio climático es una base para los equipos de liderazgo, pero también lo es para las juntas directivas. Éstas serán clave en la supervisión de las acciones e iniciativas. Para tener éxito, deberán desarrollar fluidez con respecto a las métricas relacionadas con el clima, los mecanismos de reporte, el lenguaje de regulación climática y los informes en sí.

Otro punto que es indispensable, y se menciona en el documento, es que los mismos directivos conozcan sobre el tema. No necesitan ser expertos en el cambio climático, pero sí deben de contar con cierto nivel de fluidez técnica para que puedan tener pláticas con aquellos que son verdaderos expertos en la materia; deben comprender el léxico del cambio climático para poder hablar con los inversores, los miembros de la junta, los socios comerciales y el público en general.

“A medida que la sustentabilidad continúa creciendo como un tema principal en el mundo corporativo, se está convirtiendo en un factor cada vez más crítico en la forma en que las juntas protegen y gestionan las expectativas de las partes interesadas y los accionistas”, comentó Murillo Tavares, Country Manager de Spencer Stuart en México.

Teniendo un valor agregado y buscando sobresalir como empresa, hay que centrarse en la búsqueda de acciones creativas, innovadoras y auténticas para marcar la diferencia en la lucha contra el cambio climático sumando la cooperación de líderes empresariales, ya que estos fungen como vínculo entre la visión de sustentabilidad de una organización y el éxito real de sus esfuerzos a través de un plan operativo.

“Al 2021, en México había cerca de 800 grandes empresas y 70 PyMES con un distintivo de Empresas Socialmente Responsables según datos del Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI) y la Alianza por la Responsabilidad Social Empresarial (AliaRSE). Lo valioso es que la visión de las empresas de consumo no se limite al ahora ni solo a su sector o al interior de sus operaciones”, finalizó Tavares.

Maestría en Responsabilidad Social