Desafíos para el liderazgo femenino en el sector empresarial

desafios para el liderazgo femenino en el sector empresarial
Doctorado en Innovación en Responsabilidad Social y Sostenibilidad

Desafíos para el liderazgo femenino en el sector empresarial: En el marco del Mes de la Mujer, EY, firma líder en servicios profesionales de auditoría, impuestos, consultoría, estrategia y transacciones; realizó el taller virtual “Desafíos y soluciones para el liderazgo femenino en el sector empresarial”. Durante la sesión, mujeres especialistas de la firma presentaron sus perspectivas sobre la situación actual de las mujeres empresarias y mujeres emprendedoras en México, la forma en que los hombres son grandes aliados en la inclusión de las mujeres, la integración e inclusión laboral de las mujeres con discapacidad y el papel de las mujeres en el mundo de la tecnología.

Desafíos para el liderazgo femenino en el sector empresarial

A continuación se presenta un desglose de cada uno de los temas.

  1. Mujeres empresarias y mujeres emprendedoras.

El gran reto que tienen las mujeres emprendedoras y empresarias es hacer crecer sus negocios. De acuerdo con un estudio elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y el Consejo Coordinador de Mujeres Empresarias (CCME), 36% de las mujeres encuestadas señalaron que la principal barrera para operar o hacer crecer sus negocios es la falta de financiamiento.

Maestría en Responsabilidad Social

Además, 27% de las mujeres afirmaron que otra de las grandes barreras para su crecimiento son las ventas insuficientes. En tanto, 52% de las emprendedoras que no realizan actividades de cuidado logran más de $50 mil pesos de ventas mensuales, mientras las que sí realizan estas actividades representan únicamente el 33%.

Dentro de las soluciones clave para mitigar estas problemáticas, está el crear consciencia, y para ello se necesita la generación de datos e información para analizarlos y comunicarlos. De esta manera, se podrán tomar decisiones y accionar. Asimismo, es de suma importancia crear espacios donde las mujeres puedan compartir sus experiencias y aprendizajes; por medio de estos foros se generará un espacio de confianza para el crecimiento de sus empresas.

Otro tema de gran relevancia es la capacitación empresarial y de desarrollo humano. Así es como las mujeres tendrán más confianza en sí mismas y adquirirán las habilidades que se requieren para afrontar el presente y el futuro.

“Un factor que nos ha llamado la atención y que hemos visto por medio del EY Entrepreneur of the Year y el ecosistema emprendedor en México, sobre todo en las mujeres, es la falta de confianza en sí mismas. De hecho, hace unos años, EY hizo un estudio con el Banco Interamericano de Desarrollo, donde los hombres hacían la recomendación a las mujeres de que tengan mayor confianza en sus capacidades; y curiosamente, las mujeres hacían la misma recomendación a otras mujeres.”, afirmó Guadalupe Castañeda, Socia de Cuentas y Mercados de EY México y Líder de EY Entrepreneur of The Year México y de la Red de Consejeros México de EY.

2. Los hombres como grandes aliados en la inclusión de las mujeres.

EY, en conjunto con otras organizaciones, realizó en el 2020 el estudio llamado “Alto al Sexismo”, el cual analiza las culturas de silencio dentro de las organizaciones. Entre los principales hallazgos se encuentra que, en México, 86% de los hombres están comprometidos con dejar conductas sexistas; sin embargo, solo un 31% se siente en la capacidad de hacerlo.

Entre los retos a los que se enfrentan los hombres dentro de la cultura de silencio se pueden destacar los costos interpersonales de ser percibidos como sensibles o quejosos (asociado a la masculinidad hegemónica); evitar escenarios de confrontamiento (privilegio y complicidad machista); no saber que pueden figurar como “whistleblower” o denunciante anónimo, y no conocer del todo los mecanismos para levantar denuncias lo que minimiza en un 50% la probabilidad de hacer una denuncia.

Sin duda alguna, en la actualidad nos enfrentamos a una desafortunada falta de cultura en torno a la flexibilidad laboral y su importancia como un factor para la retención del talento femenino y catalizador de talento nuevo (centennials). Harvard Business Review declara que algunas organizaciones valoran en el subconsciente el “masculinity contest culture” con lo cual, se fomentan actitudes de hipercompetitividad poco sana y que reproduce patrones de masculinidad hegemónica tradicional.

“Desde mi perspectiva, debe ser prioridad el realizar jornadas sobre masculinidades positivas, así como dar a conocer mecanismos de denuncia (incluyendo formatos virtuales) y capacitar sobre el contenido de los mismos. Además de fomentar el liderazgo incluyente y empático.”, agregó Abril Rodriguez, Socia de Impuestos y Líder de Diversidad e Inclusión, EY Latinoamérica Norte. “En cuanto a los roles de género en el entorno familiar, es importante fomentar campañas de corresponsabilidad familiar y realizar talleres de igualdad en los espacios del hogar. Por otra parte, dentro de la cultura organizacional, entre las acciones que se recomiendan llevar a cabo, está el definir una estrategia de diversidad, equidad e inclusión con perspectiva de género revisando también políticas y procesos (contratación, retención, capacitación, evaluación del personal).

3. Integración e inclusión laboral de las mujeres con discapacidad.

En este tema, nos encontramos con cifras que vale la pena destacar, ya que 3 de cada 4 personas con discapacidad a nivel mundial no tienen trabajo; y en México, hay 4.5 millones de mujeres con discapacidad desempleadas.

Las mujeres dentro del mundo laboral y de negocios se enfrentan a diversos retos y desafíos, entre los que se encuentran el acceso a la educación, falta de infraestructura y señalización, y discriminación al momento de postularse para una vacante; lo anterior, genera estrés en las mujeres, ya que no solamente afrontan barreras físicas sino también a otro tipo de obstáculos invisibles.

Aunado a lo anterior, las mujeres con discapacidad viven un proceso muy complicado al momento que se encuentran en la búsqueda de un trabajo y, una vez que lo tienen, colaboran con todo su compromiso para mantenerlo. Pero, ¿por qué sucede esta situación?, las mujeres con discapacidad saben lo difícil que es abrir una puerta y mantenerla; la mayoría de las veces el reto de mantener su empleo las lleva a extralimitarse dejando de lado el balance entre su vida laboral y personal.

“En México se trata de un problema arraigado que se ha atacado poco y no de manera efectiva. Sin duda alguna, las mujeres con discapacidad afrontamos una constante lucha interna de autorreflexión en el aspecto de discriminación y falta de equidad social y laboral. Las personas con discapacidad debemos de ser vistas como gente que aporta algo y de suma relevancia en todos los ámbitos en los que nos desarrollamos”, puntualizó Gabriela Huerta, Gerente Senior de Precios de Transferencia, EY México.

4. El papel de las mujeres en el mundo de la tecnología.

Las mujeres en el mundo de la tecnología se enfrentan a desafíos latentes para llegar a puestos ejecutivos y que sean reconocidas por su conocimiento y experiencia, y no por el hecho de ser mujer y llegar a una cuota de género, o por otros medios. De acuerdo con el Global Gender Gap Report 2021 del World Economic Forum, la participación de las mujeres en diferentes áreas de la tecnología está en solo el 14% en cloud computing, 20% en ingeniería y 32% en data e inteligencia artificial. Además, dentro de cualquier sector que se analice, las mujeres se ven en la complicada necesidad de compaginar los roles que a veces se tienen como mujer, sin descuidar algún otro como trabajar, ser madre y ser esposa.

“Es nuestra responsabilidad demostrar con hechos que estamos preparadas para llevar puestos ejecutivos. Estar en constante crecimiento tanto del lado técnico y profesional, como del lado personal. Además de la preparación constante, hacernos visibles en diferentes foros y redes sociales”, comentó Martha Enríquez, Socia de Technology Consulting, EY México. “Del lado de equilibrar los roles, mucho tiene que ver con priorizar, ya que todos son importantes. Ayuda mucho cuando se trabaja con empresas como EY que reconocen y apoyan a la mujer, y con esto darles cierta flexibilidad para poder atender temas fuera de lo profesional, sin que esto les impacte en el cumplimiento de sus metas, como cuando están en periodos de embarazo, salir a sus revisiones con doctores, o cuando están de maternidad y los KPI se ajustan.”

Maestría en Responsabilidad Social